Diario de Campamento L'Énova 2014: 21 de julio Imprimir
Escrito por Plan Joven   
Martes, 22 de Julio de 2014 13:44

JUVENILES:

Empezamos el día cogiendo fuerzas con el desayuno, ya que hoy era nuestro primer día de playa e íbamos con muchas ganas.
Tras bajarnos del autobús nos dirigimos a una bonita playa en Cullera: poca ocupación, chiringuito en la playa y baños... y, sobre todo, arena blanca y aguas limpias; nos cubrimos enteros con cremas de protección paternal (de 50 para arriba), dejamos nuestras cosas en el "oasis" que habíamos improvisado entre varias palmeras (que nos cobijaban del sol), y nos fuimos rápidamente al agua. Los monitores se dispusieron de tal forma que el control sobre los participantes era total, un monitor en toallas: que cuidaba de los objetos y controlaba a los chicos que estaban jugando o que volviesen del baño; dos monitores dentro del agua que delimitaban la distancia máxima de baño, y por último un monitor en orilla que controlaba a todos los que se bañaban y avisaba a sus compañeros por si se desplazaba el grupo hacia los lados... En definitiva, una bonita mañana de playa y diversión sin incidentes. Tras la comida nos dimos el último gran remojón, recogimos las cosas y nos dimos una vuelta por el paseo marítimo donde degustamos unos helados típicos de la zona (cami, miko, frigo,...), hicimos unas compras en los puestos y volvimos a la instalación. 
Al llegar nos metimos en la piscina y jugamos un rato con los amigos, nos duchamos y cenamos.
En la velada por equipos jugamos al tan deseado "qué apostamos", intentando conseguir realizar las pruebas que nos ponían los monitores.

 

INFANTILES:

Durante la mañana realizamos un taller de lo más divertido, estuvimos recortando, pegando y coloreando mientras compartíamos con los compañeros y amigos una mañana de buen tiempo y diversión.

Por la tarde los monitores nos habían preparado una sorpresa: una "gymkhana guarra", en la que nos pintamos y manchamos realizando las diferentes pruebas. Después, para limpiarnos, nos dimos una ducha y nos metimos en la piscina. Cuando terminamos de cenar empezamos la velada, "la búsqueda del animal", en la que los monitores se escondían por todo el campamento y hacían diferentes ruidos de animales para que les encontráramos, con el objetivo de pasar unas pruebas en forma de juego y conseguir la "marca del animal". Tras este día tan largo y sin para nos fuimos a dormir, pensando en qué nos depararía el día siguiente.

 

 

Última actualización en Martes, 22 de Julio de 2014 13:48